top of page
Buscar

Desmitificando el Misticismo



Hace algunos meses, en una reunión con una amigas que tenía tiempo sin verlas (algunas de ellas más de 20 años), les compartí mi tarjeta de presentación. Una de ellas se sorprendió y me preguntó si yo me consideraba una mística. Después de afirmar que sí, que estoy en entrenamiento, vi la cara de ellas, sin hablar, sin saber qué decir. 

Asi que continue a explicarles a grandes rasgos lo que es ser místico. No se si me explique del todo bien, pero me inspiró a definir y querer compartirlo con todos aquí. ¿Qué significa ser místico?


Crecimos con muchas preconcepciones sobre el papel de quién es un místico. En primer lugar evoca algo “misterioso” u “oculto”.. Algo secreto.

Esta es la definición de místico en el diccionario:


  1. (Misticismo) - Del verbo griego myein, ‘encerrar’, de donde mystikós, ‘cerrado’ y, por extensión, ‘arcano‘ o ‘misterioso’

  2. Una persona que pretende alcanzar, o cree en la posibilidad de alcanzar, la comprensión de los misterios que trascienden el conocimiento humano ordinario, por medio de la comunicación directa con la intuición divina o inmediata en un estado de éxtasis espiritual.

  3. Un místico es una persona que tiene una experiencia directa de lo sagrado, sin mediación de intermediarios o rituales religiosos convencionales, desea conocer la Verdad más profunda de la existencia. Un místico es aquel que siente más a la vida.


Encontrarás muchas más definiciones en el internet y esta definición dependerá mucho de la religión y escuela espiritual que lo desarrolla. Desde esta perspectiva podríamos decir que las cualidades y características en común describen a un místico como una persona que comprende y estudia los misterios de la existencia vinculando lo extrasensorial con lo racional.


Me gustaría ampliar un poco sobre lo que he aprendido en mi entrenamiento lo que define a un místico.


El místico se conecta con la energía para influir en ella, conoce y trabaja constantemente con las energías del universo, el agua, el aire, el fuego, la tierra (por nombrar algunas y las más comunes), más específicamente, es consciente de su plena conexión con él.


Aunque aún estoy en entrenamiento místico y el ser uno requiere de mucha práctica, dedicación y estudio, muchos de nosotros de alguna forma u otra lo hemos practicado a lo largo de nuestra vida.. 


¿Por qué necesitamos entrenarnos?


Todas las personas trabajamos con energías todo el tiempo, pero no siempre somos conscientes de ello. Me refiero a que creamos todo el tiempo, con nuestras emociones, nuestros pensamientos y hasta con nuestros cuerpos físicos. A cada instante.


La mayor parte del tiempo usamos la energía inconscientemente, no nos damos cuenta que cada pensamiento y emoción “afecta” (que crea un efecto) nuestro alrededor. Así como las emociones y pensamientos de los demás también nos afectan. Por el otro lado, hemos crecido haciendo rituales o ceremonias sin saber que son una o sin ni siquiera saber qué estamos afectando a nivel energético.


Manifestamos todo el tiempo, los seres humanos somos los creadores de la realidad.


Un aspecto importante que tenemos que saber es que el hecho de que alguien tenga la capacidad de usar y manejar la energía, no significa que sea alguien benévolo o malévolo.


Al educarnos entonces tenemos la elección de usar nuestras habilidades y crear desde un estado expandido, que nos beneficia, en el amor, la luz, lo que promueve la vida. O podemos elegir crear de forma contractiva, en baja frecuencia. 


Es nuestra elección trabajar en la luz o no.  Podemos percibir y aprovechar la energía de la creación colectiva o no. Creamos y manejamos el universo para que se ajuste a una visión que beneficia al colectivo o a una visión personal.


Dicho esto, ser un místico no significa estar iluminado.

Sin embargo, cuando un místico está en un estado de iluminación, puede ver, percibir y sentir desde una conciencia expandida.


La iluminación en sí, es un estado de conciencia expandida, donde eres consciente de cómo funcionan las cosas en el panorama más amplio. Desde este estado de consciencia puedes elegir qué hacer con él. Ser místico o no.


Ser un místico es tener el conocimiento, la habilidad y capacidad para manipular la energía. La esencia detrás es muy práctica, es el "hacer", actuar, crear, participar de manera activa en todo, utilizando el poder activamente para manipular el tiempo y el espacio, para crear la realidad.


Ser místico tiene que ver con ser capaz y tener la habilidad de utilizar conscientemente nuestro poder. Te recomiendo esta clase si quieres educarte sobre la etiqueta mística, "Desarrollando Habilidades Místicas para la Vida Cotidiana"


Iliana


11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Gratitud

bottom of page